21 de marzo

Como a todos, parece, en esta cuarentena lo que más me distrae es cocinar. Pensar qué voy a hacer de comer. Qué hay que comprar.  Busco recetas, y cuando me salen ricas me pongo contenta . Los días de encierro se me pasan rápido. Siento que hago mil cosas por día pero cuando hago la lista  mental de lo que hice no son más que dos o tres, a lo sumo cuatro. 

Me pongo a divagar con el concepto de tiempo y la relación que tenemos con él. Los tiempos externos regidos por los segundos, minutos y horas, días y los internos regidos por quién sabe qué.

Estar encerrada en casa, raramente, hace que pase más rápido el tiempo. Sólo me duermo a las 3 AM y me despierto a las 12. Comemos a las 15, luego todo comienza a encauzarse, no sé porque como si el reloj, tic tac, girará más rápido, y llegamos a cenar en horarios más normales (¿para quién?) a las 21 o 22. 

Alguien dijo que ya no existen los lunes, martes… que ahora sólo tenemos mañana, tarde y noche.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s