29 de marzo

Ayer soñé con mi papá Cacho. Murió el 19 de enero de 2002. Tenía 68 años. Era un sueño raro. Estábamos en un lugar  que no recuerdo qué era. Podría ser una casa. Él me decía que tenía que ir a buscar a alguien al aeropuerto de Ezeiza, que iba a llegar a las 9 de la mañana.  Yo, justamente, tenía que hacer algo que daba de paso para ir al aeropuerto. 

-¿Papi puedo ir con vos, me alcanzás?- le pedía. Pero, él ponía excusas para no hacerlo. Y yo me quedaba mal, porque me daba cuenta de que no me quería llevar y no sabía por qué. Sentía que me estaba mintiendo.

Luego, me desperté. Cuando se lo conté a Marcelo, me di cuenta de que tal vez (o son mis ganas de estar bien) de que fue un mensaje. De que mi papá vino para decirme que no es el momento de irme con él. En esta incertidumbre, que impone la pandemia, ese devenir entre estar sano y enfermo, entre la vida y la muerte, me quedo con este sentimiento: mi padre me protege esté donde este. 

Foto: Marcelo Cugliari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s